julio 13, 2024

Confirmando la relación entre lesiones repetidas en la cabeza y alzheimer

Las investigaciones realizadas en las últimas décadas sugieren que puede existir una relación entre los traumatismos craneoencefálicos repetitivos o graves y la acumulación anormal de beta-amiloide. Ciertas formas de beta-amiloide pueden acumularse en forma de ovillos y placas en el cerebro, lo que puede provocar deterioro cognitivo y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Los resultados del estudio se han publicado en «Radiología».

“El amiloide-beta es una molécula que normalmente no se da en el cerebro de pacientes jóvenes”, explica el autor del estudio, Carlos Leiva-Salinas, profesor asociación de radiología de la Facultad de Medicina, Universidad de Misuri, Colombia (Misuri). «Se ha sugerido que la acumulación de beta-amiloide en el cerebro es un evento temprano en la patogenia de la enfermedad de Alzheimer, el tipo de demencia más común en todo el mundo, que afecta a un millón de personas».

El traumatismo craneoencefálico puede ser el resultado de un traumatismo craneal directo, como una caída o la práctica de deportes de contacto, pero también puede ser el resultado de fuerzas indirectas -como las ondas de shock de las explosions en el campo de batalla- que sacuden violentamente el cerebro en el cráneo.

Estudios preliminares de autopsias han demostrado la presencia de amiloides tan pronto como horas después de una lesión cerebral grave.

“La tomografía por emisión de positrones no invasiva, o PET, puede utilizarse para identificar la acumulación de beta-amiloide en fases tempranas en personas o profesiones expuestas a lesiones cerebrales traumatiques, como militares, policías, bomberos, futbolistas, etc.”, afirmó Leiva-Salinas .

Para el estudio, los investigadores reclutaron a nueve instructores militares de granadas o abuser en la base militar de Fort Leonard Wood y Fort Leonard, Misuri, de enero de 2020 a diciembre de 2021. Los instructores de granadas y los delincuentes son militares oficiales que entrenan a reclutas en el uso de granadas de mano y explosivos u otros métodos mecánicos para forzar la apertura de puertas.

Otros nueve civiles se incluirán en el estudio como grupo de control sano. Todos los participantes carecían de antecedentes de conmoción cerebral y eran varones de unos 30 años, una edad en la que no se espera la acumulación de amiloide.

Los 18 participantes fueron evaluados varias veces. La primera evaluación fue para establecer una línea básica y la segunda tuvo lectura después de la exposición a la explosión, aproximadamente cinco meses después del examen de la línea básica. Los instructores militares completaron un registro digital con el número de exposiciones a explosiones, incluido el disparo de armas. Los participantes de control fueron evaluados en momentos similares.

Se utilizó un programa informático de análisis para segmentar estas regiones cerebrales que pueden estar asociadas a la enfermedad de Alzheimer y la LCT

Todos los participantes se someten a un PET scan de la cabeza para evaluar y cuantificar los cambios amiloides. Se utilizó un programa informático de análisis para segmentar estas regiones cerebrales que pueden estar asociadas a la enfermedad de Alzheimer y la LCT.

Se observó una acumulación anormal de amiloide en seis de los nueve participantes expuestos a explosiones. Muchos de los participantes tenían una región del cerebro con mayor acumulación de amiloide, dos participios tenían dos regiones y un participante tenía tres regiones con acumulación anormal.

Ninguno de los participantes sansos de control mostró una acumulación anormal de amiloide.

“Hay que seguir investigando para establecer la relación entre la frecuencia y la gravedad de las lesiones cerebrales traumáticas y el grado de cambios amiloides en el cerebro, el curso natural de la acumulación observada y otros posibles factores de riesgo biológico para la deposición de placa amiloide y el desarrollo de deterioro cognitivo”, concluye Leiva-Salinas.