julio 13, 2024

Cuál es la mejor hora para hacer ejercicio y reducir nuestros niveles de azúcar

El sobrepeso y el sedentarismo son factores de riesgo de la diabetes tipo 2, una enfermedad metabólica que, a pesar de ser prevenible, afecta a más de 400 millones de adultos en todo el mundo, y causa unos 5 millones de muertes anuales. La dieta y el ejercicio es fundamental tanto para su prevención como para su tratamiento.

Un nuevo estudio fruto de una colaboración de investigadores del Brigham and Women’s Hospital y del Joslin Diabetes Center, utilizó datos del estudio Look AHEAD (Acción para la salud en la diabetes), un intento de control aleatorio que comparó una intervención intensiva al estilo de vida en pacientes diagnosticados con diabetes tipo 2 y sobrepeso u obesidad para lograr un seguimiento del desarrollo de enfermedades cardiovasculares a lo largo del tiempo.

En el presente estudio, el equipo de investigación evaluó si la actividad física en determinados momentos del día se asociaba con un mejor control de la glucemia. Los hallazgos sugirieron que los pacientes con diabetes tipo 2 que isaban físicamente activos por la tarde tuvieron las mayores mejoras después de un año en el ensayo. Los resultados del equipo se publican en ‘Diabetes Care’.

«En este estudio, demostramos que los adultos con diabetes tipo 2 tuvieron la mayor mejora en el control de la glucosa cuando estaban más activos por la tarde. Sabíamos que la actividad física es beneficiosa, pero lo que nuestro estudio agrega es una nueva comprensión de que el momento de la actividad también puede ser importante”, señala el doctor Jingyi Qian, de la División de Trastornos Circadianos y del Sueño de la Brigham y coautor del estudio.

Los médicos recomiendan que los pacientes con diabetes tipo 2 realicen actividad física regular como un método para comprobar los niveles de glucosa en sangreSolo si estos están elevados pueden poner a los pacientes en riesgo de enfermedad cardíaca, problemas de visión y enfermedad renal.

El equipo analizó datos de actividad física de Primer y el estudio Look AHEAD, que incluía datos de más de 2400 personas. Durante el estudio, los participantes utilizaron un dispositivo de registro de acelerómetro para mediar en la actividad física. Cuando el equipo de Brigham y Joslin revisó los datos del año 1, determinó que tenía que los que realizaban actividad física de moderada a vigorosa por la tarde tienen la mayor reducción en los niveles de glucosa en sangre. Al comparar los datos del año 4, el grupo de la tarde mantuvo una reducción en los niveles de glucosa en sangre. Además, también tuvo la mayor probabilidad de dejar de tomar sus medicamentos para bajar la glucosa.

El equipo de Brigham y Joslin indica que su investigación tiene limitaciones, ya que su estudio es observacional y no mide factores de confusión como el sueño y la ingesta dietética.

En estudios futuros, el equipo podría probar esta forma experimental para investigar los mecanismos subyacentes que existen para hacer que la hora del día de actividad influya en el control de la glucosa en la sangre. De esto, el equipo podría proporcionar recomendaciones específicas para la actividad física para pacientes

“El tiempo parece importante. En el futuro, es posible que a los pacientes se les presenten más datos y evidencia experimental para recomendaciones más personalizadas”, concluye Roeland Middelbeek, investigador asistente del Centro de Diabetes Joslin y coautor de la investigación.