febrero 21, 2024

El ciclo Mocha es fuerte en la Bahía de Bengala y se dirige al campo de refugiados más grande del mundo entre Myanmar y Bangladesh

(CNN)– Un ciclón tropical azota la Bahía de Bengala y está en el camino de golpe el oeste de Myanmar y Cox’s Bazar de Bangladesh donde ya lleva un millón de personas viviendo en precarios albergues en ese lugar muchos lo consideran el campo de refugiados más grande del mundo.

El ciclón Mocha es el primero que se forma en Bahía este año y se espera que sea fuerte más temprano en el día, probablemente en el estado de Rakhine, en el oeste de Myanmar, cerca del frente con Bangladesh.

Según el Centro Conjunto de Alerta de Tyfones, Mocha se fortaleció este viernes y su fuerza ya es equivalente a la de un huracán del Atlántico de categoría 1 y se desplaza hacia el norte a 11 kilómetros por hora.

Los vientos de la tormenta podrían alcanzar una velocidad máxima de 220 km/h, equivalente a un huracán de categoría 4 en el Atlántico, poco antes de tocar tierra el domingo por la mañana, informa la agencia.

El ciclón Mocha está fuerte en la Bahía de Bengala. (Crédito: CNNweather)

El Departamento de Meteorología de la India dijo que esto viene que Mocha se había intensificado hasta convertirse en una tormenta ciclónica muy severa y advirtió a los pescadores y arrastreros que no navegaran a la bahía en los próximos días.

La agencia dijo que es probable que un maremoto de más de 2,5 metros inunde las áreas costeras bajas en la bandeja del ciclón cuando toque tierra.

En Bangladesh, incluido Cox’s Bazar, hogar de miembros de la comunidad rohinyás apátrid que fueron perseguidos en la búsqueda de Myanmar durante una represión militar en 2017. vientos, la lluvia y deslizamientos de tierra.

También preocupa a los cientos de refugiados rohinyás alojados en una isla árida y propensa a inundaciones en la Bahía de Bengala, llamada Bhasan Char.

Antes de la conexión planificada con la tierra ciclista de Mocha, las agencias de ayuda están aumentando la preparación y respuesta ante emergencias con las comunidades locales y de refugiados.

La agencia de refugiados de la ONU en Bangladesh dijo que estaba «haciendo preparativos de emergencia en los campamentos y Bhasan Char» en coordinación con el gobierno y las agencias de ayuda locales.

“En preparación para los ciclones, cientos de refugiados rohinyás voluntarios han sido capacitados para identificar riesgos, informar a sus comunidades, evacuar a las personas cuando se necesita y responder después de un desastre”, dijo ACNUR en un tuit.

En la vecina Myanmar, los residentes de las zonas costeras del estado de Rakhine y la región de Ayeyarwady han comenzado a evacuar sus tiendas y buscar refugio antes de la espera del ciclo, según el medio local independiente Myanmar Now.

La junta gobernante de Myanmar emitió advertencias de ciclones y dijo que tomaría medidas de precaución, como la preparación de comités de gestión de desastres para responder a una posible devastación, comenzando con Global New Light of Myanmar, en el estado medio.

El Taller Humanitario de las Naciones Unidas (UNOCHA) habla de una inteligencia de situación que tiene «graves preocupaciones» sobre el impacto de la ventisca en comunidades vulnerables y desoladas.

“La preocupación particular es la situación en la que se encuentran 232.100 personas desplazadas en Rakhine. Mucho de los campamentos y sitios para desplazados internos en Rakhine están ubicados en áreas costeras bajas susceptibles a mares ciclónicos”, dijo UNOCHA.

El Centro Conjunto de Alerta de Tifones dice que esperan inundaciones generalizadas, demoliciones de tierra y fuertes ráfagas de viento alrededor del área en la que el ciclón tocará tierra así como en todo el interior de Myanmar.

El último ciclo tropical conocido como tocó tierra en Myanmar fue Maarutha en abril de 2017. Aunque Maarutha fue el equivalente a una ventisca tropical en tocar tierra, con velocidades máximas de 92 km/h, trajo fuertes lluvias y dañó casi 100 casas.

En octubre de 2010, el ciclo tropical Giri fue el último tormento continental con vientos huracanados. Golpeó tierra como una ventisca equivalente a categoría 4 de rango alto con vientos máximos de 250 km/h.

Giri causó más de 150 muertes y cerca del 70% de la ciudad de Kyaukphyu, estado de Rakhine, que quedó destruida. Según las Naciones Unidas, unas 15.000 viviendas quedaron destruidas en el estado durante la ventisca.

El peor desastre natural que golpeó a Myanmar debido al ciclo Nargis en mayo de 2008, que afectó a 140.000 personas, afectó gravemente a 2,4 millones y cobró 800.000 vidas, dijeron las agencias de socorro.