febrero 21, 2024

En Brasil, las canastas de Veja mantienen su modelo alternativo

EL bicudo arruina los campos de algodón de Anselmo Algaroba. Quinze jours avant la récolte des bourres de duvet blanc, prévu début juin, ce producteur brésilien âgé de 73 ans, propriétaire de six hectares à Veneza, au cœur de l’Etat du Ceara, dans le nord-est du Brésil, n’a plus qu’un recours contre le charançon du cotonnier : faute de pouvoir utiliser des pesticides, sa femme, Roseli, et lui cueillent chaque fleur atteinte et séchée à la main, au petit matin, et la brûlent immédiatement pour éviter la propagation des larves qu ‘ ‘ella contiene.

En Riacho do Meio, a 150 kilómetros, Joao Félix, un productor de algodón convertido a orgánico, también teme un ataque. La lluvia, que podría lavar las plantas y ahogar a los gusanos, se ha retrasado mucho. Y los aguaceros torrenciales de febrero y marzo complicaron la primera siembra de enero y propiciaron la emergencia en sus arenales. Solo el 60% de los 171 productores de su cooperativa, Esplar, lograron sembrar a tiempo. Las hileras de los campos de algodón de Joao Félix son escasas. Y las plantas atacadas por el bicudo solo presagia unas cuantas flores.

El escarabajo destruyó las plantaciones de algodón brasileñas en la década de 1980. Desde entonces, los pesticidas se impusieron en todas partes, en grandes haciendas ultramecanizadas, como en el estado de Mato Grosso do Sul.

Estos insecticidas ultrapotentes se rocían allí en abundancia. Sobre todo porque el país, el cuarto mayor productor de algodón del mundo, por detrás de India, China y Estados Unidos, pretende aumentar aún más su producción y convertirse en el principal exportador de algodón en 2023. Para disgusto de todos los que denuncian los perjuicios de esta industria y el impacto de los plaguicidas en la salud. “A menudo me encuentro bañado con pesticidas”, recuerda Juan Félix Dantas, un agricultor de 77 años que se convirtió a la agroecología en 2001.

“Este veneno no tiene futuro”

En Ceará, sin embargo, cientos de productores resisten la tentación de los pesticidas o los abandonan. «Todo el mundo sabe que este veneno no tiene futuro», cree Anselmo Algaroba. Y, según él, “el algodón orgánico paga bien”.

Porque, a pesar de los ataques de los bicudo, y el caos provocado por la crisis climática, estos productores viven de sus tierras algodoneras y se alimentan de las hileras de maíz, frijol, boniato y ajonjolí sembradas en los alrededores. En la hacienda Jardim, cerca de Taua, la cosecha de algodón, que requirió un mes de trabajo, debería » ser bueno «, también juez Francisco-Veloso de Oliveira, productor orgánico durante cinco años. Su remuneración está garantizada en virtud de un contrato de comercio justo establecido desde hace varios años por su cooperativa, ADEC, que reúne a 220 productores en torno a Taua, y Veja, una marca francesa de cestas.

Te queda el 77,13% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.