febrero 21, 2024

Esta variante genética protege contra el alzheimer durante 30 años

Un estudio que se publicó hoy en “medicina natural»Proporciona informacion sobre por que algunas personas pueden ser mas resistentes a la enfermedad de Alzheimer que otros. Algunas personas que portan cambios en genes que saben que causan la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano no muestran signos de la afección hasta una edad muy avanzada, mucho más tarde de lo esperado. Los hallazgos pueden conducir a estrategias para retrasar o prevenir la afección.

La mutación identificada aumenta la función de la proteína tambaleándose y con ello se promueve la supervivencia de las neuronas. Se habla de una variante genética que se ha identificado recientemente con el gen RELN (que codifica la proteína señalizadora de la reelina) y que se asocia con más décadas de resistencia a la enfermedad de Alzheimer autosómica dominante (ADAD).

Se trata del segundo caso de tal resiliencia procedente de una gran familia de más de 6.000 miembros vivos de Colombia, que no desarrolló problemas cognitivos leves casi dos décadas después de la edad típica de inicio. “La investigación describe una nueva vía molecular que puede conducir a una diana terapéutica para aumentar potencialmente la resiliencia en todas las formas de la enfermedad de Alzheimer”, explica a ABC Salud Joseph F. Arboleda-Velásquez, del Escuela Médica de Harvard (EE.UU.) y uno de los autores de este trabajo.

La ADAD es una forma hereditaria rara de la enfermedad de Alzheimer, que es más comúnmente causada por mutaciones específicas en el gen PSEN1 que codifica la proteína transmembrana presenilina 1. Se caracteriza por la aparición temprana de deterioro cognitivo, como déficits de memoria, a una edad temprana, típicamente a los 40-50 años.

El caso anterior fue tratado como uno que portaba la mutación E280A en un gen llamado Presenilin 1 (PSEN1), el cual se demostró que causaba tempranamente la enfermedad de Alzheimer temprana.

Asimismo, tenía dos copias de una variación genética llamada CristoIglesia, llamada así por la ciudad de Nueva Zelanda donde se contró por primera vez en el gen APOE3 (APOE3ch). Dicha mujer existió sin problemas cognitivos durante casi 30 años después de la edad esperada de inicio, a pesar de que también mostró evidencia de la enfermedad de Alzheimer en el cerebro.

Lo que ha hecho el equipo de Francisco Lopera, Yakeel T. Quiroz, Joseph F. Arboleda-Velásquez y Diego Sepúlveda-Falla han analizado los datos clínicos y genéticos de 1.200 personas de Colombia portadoras de la mutación PSEN1 y predispuestas a ADAD.

Así, identificaron a un hombre que permaneció cognitivamente intacto hasta los 67 años de edad a pesar de tener la mutación PSEN1 por la ADAD de inicio temprano.

Los autores compararon a esta persona con el caso de la mujer con ADAD. Ambas personas mostraron una patología amiloide generalizada y considerable en el cerebro, que está un sello patológico de la enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, explicó a ABC Salud Diego Sepúlveda-Falla, de la Centro médico de la Universidad de Hamburgo-Eppendorf(Alemania), «hubo una agregación limitada de tau (una protein stabilizing microtúbulos en el cerebro) en la corteza entorrinal, une region del cerebro qu’ve ve afectado característicamente en las primaras clínicas de la enfermedad de Alzheimer».

Los autores realizaron la secuencia genética y encontraron que esta segunda persona albergaba un tipo diferente de mutación: una nueva variante rara de RELN (H3447R denominada COLBOS).

Sepúlveda-Falla explicó que esta mutación «provocó un ligando RELN, una molécula de unión, que podría ser más eficaz para limitar la agregación de tau, pero es necesaria más investigación para explorar esto».

Las proteínas APOE y reelina involucradas en la protección de estos individuos funcionan como ligandos de receptores celulares comunes y los autores indican que esto puede sugerir un mecanismo común de resistencia al Alzheimer.

Los resultados resaltan una vía molecular previamente desconocida que puede conferir resiliencia al deterioro cognitivo en personas con mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer.

“Actualmente existe una gran necesidad de una terapia más eficaz contra el alzhéimer y se está descubriendo nuestra índica una nueva diana terapéutica que puede proteger durante varias décadas”, señala a ABC Salud Arboleda-Velásquez.

El estudio de estos individuos puede revelar nueva información sobre variantes genéticas que reducen los riesgos de aliviar la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia, concluyen los investigadores.