febrero 21, 2024

Este zoológico ha experimentado un «baby boom» en especies raras. ¿Cómo se hizo?

Nota del editor: “Llamado a la Tierra” es una serie editorial de CNN comprometida con la información sobre las redes ambientales en las que está involucrado nuestro planeta, junto con las soluciones. La iniciativa Planeta perpetuode Rolex, se ha asociado con CNN para crear conciencia y educación para volver a los criterios de sostenibilidad e inspirar acciones positivas.

(CNN)– A small saca unas de sus patas delanteras de la bolsa de su madre, y luego hace lo mismo con la cabeza. Dave White, curador del Zoológico de Chester, Inglaterra, señala a la madre encaramada a una rama y sonríe orgullosa. Estuvo observando el desarrollo del nido de canguro de árbol desde que nació con el tamaño de una goma, primero siguiendo su crecimiento con una cámara endoscópica colocada dentro de la bolsa y, ahora, viéndolo emerger hasta seis meses después.

White estableció una estrecha relación con la cría y la madre, visitándolas y alimentándolas todos los días. Es el primer nacimiento de un canguro arbóreo de Goodfellow que se presenta y, en consecuencia, la primera vez en los 91 años de historia del Zoológico de Chester que se parece a esta especie. White dice que el nacimiento es una señal esperanzadora para ello especialmente en peligro de extinciónamenazada por la casa y la pérdida de hábitos en su natal Papúa Nueva Guinea.

El bebé se resume en una población de animales cautelosos, y podría proporcionar datos cruciales sobre la especie y su proceso reproductivo para ayudar a llevar información a los esfuerzos de protección en la naturaleza, dice: conservación».

El grito es solo uno de una serie de raros nacimientos que el Zoológico de Chester ha acogido en los últimos meses. También dieron a luz gemelos tigres de Sumatra, un chimpancé occidental, un tapir malayo, un rinoceronte unicornio mayor y un trío de crías de fosa. Todas estas especies están en peligro de extinción.

En un momento en que el mundo ha sido golpeado por una crisis de biodiversidad y las extinciones se han acelerado por un ritmo anterior, los zoológicos podrían ayudar a proteger las especies amenazadas. La misión principal del Zoológico de Chester es ‘evitar la extinción’, y estas palabras están impresas en camisetas y letreros personales en todo el recinto. En 2021, publicó un plan maestro de 10 años en el que establece sus métodos para talarlo, que incluyen la investigación científica y la educación, la restauración del hábitat y su renovado programa de crecimiento de la conservación.

“El mundo está perdiendo especies a un ritmo vertiginoso”, dice Mark Brayshaw, conservador de mamíferos del zoológico. «Es realmente importante que siempre salvemos las especies que podamos».

Reproduciendo la esperanza

Brayshaw explica que el programa del juego tiene varios propósitos. Algunas especies se desarrollan temporalmente con precaución para protegerse de amenazas inminentes o para vengarse de ellas antes de reintroducirlas en la naturaleza. Otras veces, el objetivo es evitar que una especie se extinga a un estado rescatado o casi extinguido, mientras que algunas especies amenazadas se crean para ayudar a mantener una población viable que puede ser liberada a un estado rescatado si las especies amenazadas se eliminan en su estado nativo. hábitats.

Otros zoólogos también tienen programas de cría para la conservación, pero Chester está clasificado como líder mundial por su laboratorio de Endocrinología de Rescate de Vida Silvestre, el único de su tipo en una instalación zoológica en Europa. En él, los científicos rastrean las hormonas de una especie analizando sus heces.

«Para algo como el canguro de árbol, comemos muestras (fecales) todos los días», dice Katie Edwards, científica principal de conservación en el Zoológico de Chester. «Haremos (análisis) más o menos una vez al mes para poder medir las hormonas reproductivas de nuestro cuerpo, y te ayudaremos a entender cuándo es más probable que esa sea la lista para reproducir».

Los niveles de hormonas indican cuándo una gallina tarda en desarrollar un huevo y cuándo es probable que ovule. Edwards y su equipo combinan pruebas con señales visuales y el comportamiento observado por los curadores y encuentran macho y abrazo en el momento óptimo para la reproducción.

El laboratorio de Chester ha mostrado interés en otros lugares. Otros zoólogos del Reino Unido y Europa envían muestras fecales de animales para tomar decisiones sobre el crecimiento o el diagnóstico de bochornos, y el Zoológico de Chester también se está asociando para reproducir su técnica endocrinológica en Kenia para ayudar a su conservación en la naturaleza.

El año pasado nació una cría de rinoceronte cornudo (también conocida como rinoceronte indio) en el zoológico de Chester que pesó 50 kilos. Esta especie, cuyas poblaciones se encuentran en India y Nepal, es vulnerable a la extinción, sin embargo gracias a los esfuerzos de conservación y de los protectores si ha recuperado muchos números bajos en la década de 1900.

Edwards dijo que la unidad tiene fuerza. «Si podemos recoger muestras de nuestros canguros arborícolas aquí, ma también de otros ejemplares en toda Europa, podremos aprender mucho más bre la especie», afirma. “Cuanto más podamos entender sobre la biología de las especies, mejores condiciones podremos ofrecer para que los individuos y las especies puedan prosperar tanto en el cuidado humano como también en una mayor escala de conservación”.

Zoológicos vs. naturalidad

La cultura de la conservación en zoología puede ser un tema complicado. Los críticos creen que criar animales para un futuro cauteloso es cruel, y muchos de estos individuos no querrán ser rescatados porque sus hábitos naturales están degradados. Tambien ha habito investigaciones quienes sugieren que los programas de reproducción pueden causar cambios en la genética que pueden afectar la capacidad de una especie para sobrevivir en la naturaleza.

Sin embargo, otros argumentan que los zoológicos bien administrados involucran al público en la conservación para mostrar las maravillas de la vida salvada del planeta. Permitir que los científicos estudien de cerca a los animales de una forma que para algunas especies parece imposible en la naturaleza. Y la cría con fine de conservación en los zoológicos salvó a algunas especies de la extinción: la primera fue el órix árabeCazado se extinguió en su hábitat natural en 1972, pero se reintrodujo en el deseo de Omán gracias a un programa de reproducción iniciado en el Zoológico de Phoenix, en Arizona.

Además, los zoológicos como Chester generan mucho dinero para la conservación, dice Brayshaw. Uno de los zoológicos más grandes del Reino Unido, con más de 27.000 animales de 500 especies diferentes de plantas y animales, recibe más de dos millones de visitantes al año. La venta de entradas, el gas de los visitantes y las pieles de los socios representan el 97% de las entradas anuales al zoológico.

Como organización sin fines de lucro, todo está destinado a financiar el zoológico, su personal y sus esfuerzos de conservación. Tras el informe anual de 2021, ese año, se gastó 21 millones de libras (US$ 25 millones) en conservación, y el 46% de los insumos, y en 2022 (alimentos informales no se ha publicado) la cifra sube a 25 millones de libras. (US$30 millones).

“Tenemos suerte. Somos un gran zoológico con buenos insumos que pueden dedicar recursos (a la conservación), y somos efectivos al hacerlo”, dice Brayshaw.

Para Jon Paul Rodriguez, presidente de la Comisión de Supervivencia de Especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el distintivo de un buen zoológico es lo que marca la diferencia en la supervivencia de las especies en la naturaleza; que no solo cría animales para atraer a más visitantes, siempre y cuando esté motivado para protegerlos en su hábitat natural. En su opinión, Chester Zoo cumple con estos criterios.

En la oscuridad de 2023, después de otro mes de gestación, un chimpancé occidental llamado ZeeZee arrojó luz sobre una pequeña criatura.  La especie, críticamente crítica de extinción, se encontró desde Senegal hasta Ghana en África occidental, pero se extinguió en Benin, Burkina Faso y Togo.  El zoológico espera que el recién nacido pueda dar recén "un pequeño pero vital impulso" a la población mundial.. (Crédito: Zoológico de Chester)

En la oscuridad de 2023, después de otro mes de gestación, un chimpancé occidental llamado ZeeZee arrojó luz sobre una pequeña criatura. La especie, críticamente crítica de extinción, se encontró desde Senegal hasta Ghana en África occidental, pero se extinguió en Benin, Burkina Faso y Togo. El zoológico espera que la recién nacida pueda dar «un pequeño pero vital empujón» a la alimentación mundial. (Crédito: Zoológico de Chester)

“Al final, lo que todos buscamos es una especie que viva en libertad y abandone su función ecológica”, dice. Habrá casos en los que el hábitat se restablezca lo suficiente como para que la especie retroceda; habrá otros en los que la especie pueda ser reintroducida en nuevos hábitats; y también ha tenido casos en que las especies han quedado atrapadas en cautividad a perpetuidad, dice. “Pero si no tenemos estas poblaciones ‘de seguridad’, no hay esperanza”.