abril 12, 2024

Las causas por las que las mujeres mueren más que los hombres tras un infarto

Las mujeres tienen más del doble de probabilidad de morir después de un ataque al corazón que los hombres, según una investigación presentada en el Congreso de Insuficiencia Cardiaca 2023.

“Las mujeres de todas las edades que experimentan un infarto de miocardio tienen un riesgo particularmente alto de un mal pronóstico”, señala la autora del estudio, Mariana Martinho, del Hospital García de Orta, Almada (Portugal). Por ello, subraye «estas mujeres necesitan seguimiento periódico después de su infarto basado en un, estricto de presión arterial, niveles de colesterol y diabetes, y derivación a rehabilitación cardíaca«.

Estudios previos han encontrado que las mujeres con infarto de miocardio con elevación del segmento ST (IAMCEST) tienen un peor pronóstico pendiente de su estancia hospitalaria en comparación con los hombres, y que esto puede deberse su mayor edad, mayor número de otras afecciones y menor uso de stents (intervención coronaria percutánea (ICP) para proteger las arterias bloqueadas.

En el presente estudio, los resultados se comparan con corto y largo plazo después de STEMI en mujeres y hombres, y estamió si alguna diferencia de sexo era evidente tanto en premenopáusicas (55 años y menos) como en posmenopáusicas (más de 55 años). 55) mujeres.

Se trata de un estudio observacional retrospectivo que inscribió a pacientes consecutivos ingresados ​​con STEMI y tratados con ICP dentro de las 48 horas posteriores al inicio de los síntomas entre 2010 y 2015.

Los resultados adversos se definen como mortalidad por todas las causas durante 30 días, mortalidad por todas las causas durante cinco años y cinco eventos cardiovasculares adversos (MACE; una combinación de muerte por todas las causas, reinfarto, hospitalización por insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular isquémico) durante un año.

El estudio incluyó a 884 pacientes. La edad promedio fue de 62 años y el 27% eran mujeres.

Las mujeres eran mayores que los hombres (edad promedio de 67 frente a 60 años) y tenían tasas más altas de hipertensión arterial, diabetes y accidente cerebrovascular anterior. Los hombres eran más propensos a ser fumadores y tener enfermedad de las arterias coronarias.

Los datos mostraron que las mujeres de 55 años o menos tuvieron un retraso significativamente mayor en el tratamiento después de llegar al hospital que sus pares masculinos (95 frente a 80 minutos).

Los investigadores compararon el riesgo de resultados adversos entre hombres y hombres después de ajustar los factores que pueden afectar la relación, como diabetes, presión arterial alta, presión arterial alta, enfermedad arterial coronaria, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal crónica, enfermedad arterial periférica, accidente cerebrovascular Antecedentes familiares de enfermedad coronaria o arterial.

Las mujeres de 55 años o menos tuvieron un retraso mayor en el tratamiento después de llegar al hospital que sus pares masculinos

A los 30 días, el 11,8% de las mujeres había desaparecido frente al 4,6% de los hombres. A los cinco años, casi un tercio de las mujeres (32,1%) había fallecido frente al 16,9% de los hombres.

“Las otras veces quizás tengan una probabilidad de dos a tres mayores resultados adversos que los hombres a corto y largo plazo, después de ajustar las condiciones ya pesar de recibir un stent dentro del mismo período de tiempo que los hombres”.

Los investigadores llevaron a cabo un segundo análisis en el que emparejar a hombres y mujeres según los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como hipertensión, diabetes, colesterol alto y tabaquismo. Luego comparará los resultados adversos entre hombres y mujeres emparejados de 55 años o menos, y entre hombres y mujeres emparejados mayores de 55 años.

Hubo 435 pacientes en este subanálisis emparejado. En aquellos mayores de 55 años, todos los resultados adversos medidos fueron más comunes en mujeres que en hombres. Así, un 11,3% de las mujeres tuvieron dentro de los 30 días en comparación con el 3,0% de los hombres. A los cinco años, un tercio de las mujeres (32,9%) había muerto en comparación con el 15,8% de los hombres y más de un tercio de las mujeres (34,1%) había experimentado MACE en comparación con el 17,6% de los hombres.

  • Una mujer no tiene por que experimentar los mismos síntomas que un hombre cuando sufre un ataque al corazón. De hecho, a menudo presenta síntomas atípicos y de forma tardía, lo que dificulta el diagnóstico y eleva el riesgo de muerte. Las señales de un infarto en mujeres son:

  • Presión incómoda en el pecho, sensación de dolor en el centro del pecho que puede durar unos minutos, ou bien desaparecer y volver à aparecer.

  • Dolor en uno o ambos brazos, en la espalda, el cuello, la mandibula o el estomago.

  • Falta de aire, acompañada o sin dolor en el pecho.

  • Sudor frio, nauseas o mareo.

  • Al igual que en los hombres, el síntoma de infarto más común entre las mujeres es el dolor de pecho o malestar. La diferencia es que, en el caso de las mujeres, hay una mayor tendencia a experimentar otros de los síntomas comunes, en particular falta de aire, náuseas, vómitos y dolor de espalda o mandíbula.

Por último, en los pacientes emparejados de 55 años o menos, una de cada cinco mujeres (20,0%) experimentó MACE dentro de los cinco años en comparación con el 5,8% de los hombres (HR 3,91), mientras que no hubo diferencias entre mujeres y hombres en la mortalidad por todas las causas a los 30 días o cinco años.

«Las mujeres posmenopáusicas tuvieron peores resultados a corto y largo plazo después de un infarto de miocardio que los hombres de edad similar. Las mujeres premenopáusicas tienen una mortalidad a corto plazo similar pero un peor pronóstico a largo plazo en comparación con sus homólogos masculinos”, señala.

Los hallazgos recuerdan de nuevo de la necesidad de una mayor conciencia de los riesgos de enfermedades del corazón en las mujeres.