febrero 21, 2024

Retretes antiguos desenterrados en Jerusalén revelan una enfermedad debilitante ya veces mortal

(CNN)– En la Edad de Hierro, los usuarios de dos antiguos retiros de Jerusalén no eran un grupo saludable, según un análisis de muestras de la materia fecal de las letrinas de 2.500 años de antigüedad.

Los investigadores han revelado signos de parásitos causantes de disentería en el material excavado en los pozos negros ubicados en el fondo de dos redes de piedra que pertenecieron a los hogares de la élite de la ciudad. Por este motivo, Jerusalén fue un animado centro político y religioso del imperio asirio y en ella vivían entre 8.000 y 25.000 personas.

La primera prueba conocida de una enfermedad llamada Giardia duodenalis, sin embargo, la infección, que causa diarrea, dolor abdominal y pérdida de peso, se identificó en la Turquía romana y el Israel medieval.

“La disentería se contagia por las heces que contaminan el agua potable o la comida, y sospechamos que puede haber un gran problema en los primeros pueblos del antiguo Medio Oriente por la agricultura, el calor y las moscas, y la huida. de agua disponible en verano”, dijo en un comunicado el Dr. Piers Mitchell, autor principal del estudio que publicó la revista científica Parasitology y miembro honorario del Departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge.

La mayoría de las personas que mueren hoy en el día de la disentería causada por Giardia son niños, y la infección crónica en los niños puede causar retraso en el crecimiento, deterioro de la función cognitiva y retracción del desarrollo.

La colección de los Pobladores de Antigua es una rica fuente de información para los arqueólogos y ha revelado el apetito de la Edad de Hierro por este azul, una población misteriosa en las Islas Feroe y el descubrimiento de lo que hicieron los constructores de Stonehenge fue un festín con los órganos internos del ganado.

Los arqueólogos que excavaron la letrina tomaron muestras de los sedimentos del pozo negro situado bajo cada asiento.

Se encontró un asiento en el sur de Jerusalén, en el barrio Armon ha-Natziv, en una casa excavada en 2019. Inodoro, tiene un gran orificio central para defecar y un orificio adyacente probablemente para la micción masculina.

La otra red estudiada, de diseño similar, fue excavada en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en un edificio donde usted vivió conocido como Casa de Ahiel, que fue el hogar de una familia de clase alta de la época.

Los huevos de cuatro tipos de parásitos intestinales (tenia, solitaria lumbriz, ascáride y tricocéfalo) han sido identificados en el sedimento del pozo negro. Pero los microorganismos que causan la disentería son frágiles y muy difíciles de detectar, según el nuevo estudio.

Para superar este problema, el equipo utilizó una técnica biomolecular llamada ELISA, en la que las pruebas son una proteína producida exclusivamente por especies específicas de organismos únicos.

Los investigadores analizan la presencia de Entamoeba, Giardia y Cryptosporidium, tres microorganismos parásitos que se encuentran entre las causas más comunes de diarrea humana y están detrás de los hermanos de la disentería. Las pruebas para Entamoeba y Cryptosporidium fueron negativas, pero Giardia fue repetidamente positiva.

En 2019 excavó un retiro de piedra en el sur de Jerusalén, en el barrio Armon ha-Natziv.  (Crédito: Y Billig)

En 2019 excavó un retiro de piedra en el sur de Jerusalén, en el barrio Armon ha-Natziv. (Crédito: Y Billig)

Jerusalén, probable foco de enfermedades

El Medio Oriente es la región del mundo donde los humanos crean sus primeros asentamientos, cultivan aprendices y mascotas, y donde operan las primeras grandes aldeas y ciudades. Aparte del estudio, es probable que ciudades como Jerusalén se hayan centrado en los brotes de enfermedades, que se propagaron fácilmente a través de los comerciantes y durante las expediciones militares.

«Aunque en la Edad de Hierro ya había aseos con pozos negros en toda la región, eran relativamente escasos ya menudo solo estaban destinados a la élite», señala el estudio.

«Las ciudades no estaban planificadas ni construidas con una red de alcantarillado, aún no se habían inventado los retretes con cisterna y la población no conocía la existencia de los microorganismos ni cómo pueden propagarse».